Pokémon Go, una oportunidad de marketing.

Hace poco la compañía japonesa Nintendo ha lanzado su juego para Smartphone llamado Pokémon Go. El éxito de este juego ha sido inmenso y hoy en día hay auténticas hordas de jugadores dispuestas a circular por donde haga falta en pro de conseguir un Pokémon. Evidentemente, un tránsito de público por una zona determinada es una buena oportunidad para cualquier empresa.

Nintendo

El logotipo de Nintendo.

En 1889 nació en Japón la compañía Nintendo; la empresa al principio nació con el propósito de fabricar naipes japoneses y luego evolucionó hacia la industria juguetera. Fiel a su estrategia de adaptarse a la evolución de la sociedad y de su sector, después de diversos cambios y adaptaciones al entorno, a finales del siglo XX se  detectó un nicho de mercado a explotar. Eran los últimos años setenta y los primeros ochenta del pasado siglo, fueron las fechas por las que surgió y se popularizó la industria del videojuego, en concreto, las primeras máquinas recreativas y las primeras consolas. Nintendo apostó decididamente por este nuevo mercado y pronto adquirió un merecido prestigio en su ámbito de actuación; los más veteranos recordaremos con cierta nostalgia el mítico juego “Donkey Kong“, que apareció allá por los primeros ochenta e hizo las delicias de muchos chavales, ávidos de introducir nuestras monedas de 25 pts. en las ranuras de las máquinas de los bares y salones recreativos y conducir a ese primer Mario por diferentes pantallas, sorteando los barriles que un gorila loco le iba lanzando y consiguiendo al final salvar a su amor, raptado por el gorila anterior. Donkey Kong fue uno de sus primeros videojuegos y dio lugar a la exitosa serie de los juegos de Mario Bros, pero también hubieron muchos otros más.

Donkey Kong

Pantalla del venerable Donkey Kong. ¡Qué recuerdos!

La compañía creció y creció, y pronto se convirtió en una de las empresas líderes de su sector, lanzó con éxito unos de los primeros juegos de bolsillo, buenas videoconsolas y tantos y tantos juegos de ordenador que tanta y tanta gente llegó a disfrutar. Muchos recordaremos con cariño consolas como la Game Boy, una de las primeras consolas portátiles, la  Nintendo 64, o la Wii, aquella consola que fue tan novedosa en tantos aspectos y cuyo mando con sensor de movimiento la hizo algo tan diferente y exitoso a la vez. En resumen, si una cosa ha caracterizado a la empresa japonesa Nintendo ha sido precisamente el saber adaptarse a los cambios en su entorno, variando radicalmente su estrategia y, si hace falta, hasta variando radicalmente aquello que producía anteriormente, siempre que con lo nuevo a producir se prevea un éxito rotundo y un aumento de sus beneficios. Si repasamos su historia, veremos que Nintendo ha pasado de producir naipes y juguetes, a vender consolas y videojuegos y, ahora, ha entrado de lleno en el mundo de las app y los smarphones, lanzando un juego más que novedoso y cuyo potencial aún está por descubrir. De hecho, como explicaré en el siguiente párrafo, el juego en cuestión tiene tal potencial que bien podría considerarse una innovación disruptiva en el sector (ver mi post anterior sobre innovaciones disruptivas para aclarar mejor este concepto). Me refiero al juego para smartphone Pokémon Go y a su potencial.

Game boy

Imagen de una Game Boy. Fuente: Wikipedia.

El objetivo de este más que exitoso juego, o app, o las dos cosas, es muy simple. Basada en la serie de dibujos animados y de videojuegos Pokémon , y aprovechando la funcionalidad de cualquier smartphone en lo que a geolocalización se refiere, es decir, el GPS que casi todos llevan incorporado, y usando las cámaras de vídeo asimismo incorporadas en los teléfonos inteligentes, simplemente se pretende llevar la historia de los dibujos animados a la vida real. El jugador debe circular por su ciudad e ir encontrando los Pokémon que hay escondidos por doquier; cuando encuentre uno, lo podrá capturar, entrenarlo, y enfrentarlo a otros Pokémon, de esta manera podrá convertirse en un auténtico maestro Pokémon.

PokémonGo

Pokémon Go en un smartphone, según la Wikipedia.

El éxito ha sido tal que hay auténticas hordas de jugadores deambulando por los sitios más inverosímiles a la búsqueda de tal o cual Pokémon y fijados únicamente en la pantalla de su móvil. La gracia del juego es hacer aparecer al Pokémon de turno de manera virtual en un entorno real, gracias a las cámaras de los teléfonos inteligentes; por lo tanto, tenemos delante un juego que mezcla el videojuego tradicional con la realidad y el tiempo real, y ahí está la razón de su éxito.

No obstante, antes me refería a la posibilidad de que Pokémon Go se convirtiera en una innovación disruptiva, y voy a relatar de manera somera el por qué opino así. Si tenemos claro que la ubicación de uno u otro Pokémon por parte de Nintendo en uno u otro lugar depende de la voluntad de ésta, podemos imaginar fácilmente que ubicar tal o cual bicho en tal o cual lugar pueda hasta ser un servicio de pago, y que así se puedan generar ingentes ingresos extra a la compañía. Vamos a ver, imaginemos un restaurante de comida rápida en el centro de una ciudad y que desee aumentar el flujo de visitas a su establecimiento; pagando a Nintendo por situar uno de sus preciados Pokémon en su local va a generar un flujo continuo de visitas, de las cuales, seguro que alguna de estas visitas “cazadoras de Pokémon” aprovechará y se quedará a comer en su restaurante. De ahí que contratar con Nintendo la aparición de tal o cual Pokémon preciado o raro en tal o cual fecha y en tal o cual lugar puede llegar a ser una potentísima herramienta publicitaria, de pago para la empresa que quiera un Pokémon en su casa y con buenos ingresos extras para Nintendo.

Y no es broma, hay empresas que hasta han debido canalizar el flujo de visitantes inesperados, enseñando a sus empleados a afrontar la situación inesperada de multitud de jugadores transitando por sus instalaciones en búsqueda de su Pokémon y hasta han aparecido noticias de jugadores de Pokémon Go pillados en los lugares más inverosímiles. Por lo tanto, aunque la noticia me ha hecho sonreír, como a casi todos, el hecho es que estamos ante un nuevo fenómeno de masas. ¿Quién sabe el potencial de ventas oculto bajo la aparición de un Pokémon en cualquier lugar?, ¿puede ser que en un futuro próximo este potencial de tránsito de visitantes se canalice en pro de un aumento de las ventas de los lugares destinatarios de Pokémon?

Nintendo, como de costumbre, ha conseguido sorprender al más pintado, estamos ante un auténtico cambio de estrategia empresarial, en la línea de los anteriores que ya ha sufrido en su dilatada historia. Nintendo es el paradigma del “adaptarse al cambio” y de la “mejora continua“; desde aquí mis respetos y mis deseos de muchos y grandes éxitos futuros.

Jordi Mulé.

Economista C.E.C. núm 13147.