Una historia de superación, “en busca de la felicidad”.

No es habitual que un blog de divulgación económica haga una crítica cinematográfica, aunque en este caso haré una excepción. Os presento un bello film que relata como pocos una historia real de superación personal ante la adversidad.

La película en cuestión se llama “en busca de la felicidad“, fue dirigida en 2006 por Gabriele Muccino y protagonizada por Will Smith. La historia está basada en un caso real y se desarrolla en San Francisco, ciudad donde reside Chris Gardner, nuestro protagonista, con su mujer y su hijo de cinco años (encarnado por el mismísimo hijo de Will Smith, Jaden). Resulta que Gardner invirtió todos sus ahorros en una serie de aparatos de escáner óseos con el convencimiento de que con la fácil venta de los mismos a los muchos médicos de la ciudad, podría ganar lo suficiente para mantener a su familia y recoger unos buenos beneficios; la verdad es que la venta de los dichosos aparatos entre el colectivo médico resulta bastante más complicada de lo esperado, y las dificultades económicas no tardan en aparecer.

Un día, pasando frente a la Bolsa, tiene una pequeña charla con un Bróker, y decide que ser agente de bolsa puede ser su futuro y el de su familia. La verdad es que es un objetivo aparentemente imposible, no dispone de liquidez, debe mantener a una familia, las deudas se le acumulan y, para más inri, para lograr ser bróker de una firma de prestigio, debe ser seleccionado para un curso de formación en el que sólo una persona de entre veinte candidatos podrá acceder al empleo de sus sueños y, además, deberá trabajar gratis para la compañía mientras dure el proceso de selección y el curso.

Debido a los problemas económicos de la familia, y fiel a aquel refrán que dice aquello de “cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana“, su mujer le abandona, dejándolo solo con su hijo de cinco años al que cuidar. A partir de ese momento, las dificultades no dejan de empeorar, es detenido por la policía por el impago de unas multas justo el día antes de la entrevista de acceso al curso, cosa que hace que deba presentarse a la misma desaseado y sudoroso, aunque consigue que le seleccionen para el mismo; después es desahuciado de su apartamento por impago,  es expulsado de un motel y llega incluso a dormir en un lavabo del metro y en albergues de beneficencia, y se las ve y se las desea para ir vendiendo sus últimos escáneres, mientras asiste puntualmente al curso de bróker, trabaja gratis varias horas diarias, hace favores y recados para los responsables de su compañía y cuida de su hijo.

en busca de felicidad

Nuestros héroes, durmiendo en los lavabos del Metro de San Francisco.

A todo ello, nuestro héroe afronta todos sus retos sin rechistar, con una humildad y optimismo envidiables, sin mostrar ante sus competidores ningún atisbo de debilidad, ni transmitir en ningún momento su precaria situación, y optimizando al máximo su poco tiempo, sacando tiempo de allá donde puede y fuerzas de flaqueza en toda situación, todo ello hasta el emotivo final.

Frase de la película en busca de la felicidad

Una emotiva frase de un padre a su hijo. Cortesía de pinterest.com

La verdad es que el filme me impactó, no sólo por la excelente actuación de Will Smith, sino por los valores que el mismo transmite y el hecho de que esté basado en un hecho real. La película tiene varias escenas memorables y lo realmente bonito del filme son las distintas moralejas que encierra:

  • Afrontar las dificultades e imprevistos a medida que se presenten, y no rendirse ante ellos aunque parezcan insuperables.
  • Tener claros los objetivos a conseguir, y no apartar en ningún caso la vista de los mismos.
  • Nada es realmente imposible, si realmente se desea.
  • La mejor actitud es la positiva, no transmitir negatividad en ningún caso. Tanto la positividad, como la negatividad se transmiten a los demás, elijamos bien cómo queremos que se nos vea.
  • Aunque las dificultades no paren de sucederse, si la gestión y el trabajo son los correctos, al final acabarán prevaleciendo sobre éstas. Es cuestión de tiempo.
  • Siempre se está a tiempo de replantear y cambiar el rumbo de la vida, sólo hay que tener claro lo que se desea y poner los medios para conseguirlo.

He aquí un vídeo que he encontrado en Youtube, y que constituye un buen extracto de esta bella película:

En fin, un excelente filme con algunas escenas divertidas y cuyo final os emocionará. Seguro que quien quiera verlo no se arrepentirá, ya me contaréis.

Jordi Mulé.

Economista C.E.C. núm 13147.