Un préstamo y un crédito, ¿son lo mismo?

Crédito y préstamo son dos términos que son usados a menudo en el lenguaje coloquial como si fueran sinónimos, cuando en realidad no es así, sino que, lejos de significar lo mismo, realmente indican conceptos muy diferentes. Veamos sus principales diferencias.

Diferencias entre préstamo y crédito.

Sin entrar en amplios detalles, comentar que la diferencia más acusada entre un crédito y un préstamo estriba en el concepto de la disponibilidad; así pues, mientras un préstamo significa una entrega de dinero del prestamista al prestatario y una devolución del mismo de manera pactada, un crédito realmente sólo es una posibilidad de disponer de hasta un importe, es decir, que el dinero del crédito que el creditor pone a disposición del acreditado sólo está disponible por si es necesario su uso, y sólo se pagarán intereses en caso de utilizar el dinero del crédito y sólo en la medida en que éste haya sido usado.

Para hacer un símil, una figura que serviría para ilustrar un préstamo sería la de una persona entregando una bolsa de dinero a otra, mientras que la figura que ilustraría un crédito sería más bien la de una persona que entregaría a otra la llave de una caja con dinero, por si lo necesita, pero sin entrega del mismo. Posiblemente se pueda pensar que la diferencia es muy sutil, pero lo cierto es que es fundamental, pues indica un funcionamiento radicalmente distinto en un caso o en el otro.

Para no ser demasiado extenso, os paso el enlace a mi último escrito en  Galakia, en el que explico de la manera más fácil posible las diferencias entre estos dos conceptos; quedo a vuestra disposición, como siempre, ante cualquier comentario o apreciación:

Diferencias entre un préstamo y un crédito.

Un saludo a todos.

Jordi