Sorpresas.

150px-Face-surprise.svg

La vida nos depara multitud de vivencias y de experiencias y es habitual oír aquello de que “cuando más viejo, más sabio”, pero debo decir que cada vez la vida consigue sorprenderme más. Muchas veces intentamos encontrar la lógica a los temas de actualidad y a las vivencias que se nos van sucediendo pero muchas veces, aunque los humanos tengamos un innegable don para el razonamiento y el encadenamiento de causas y consecuencias, honradamente debo decir que tenía muchísima razón aquél que dijo que “la realidad siempre supera a la ficción”.

Y es que la ficción siempre lleva un plan prediseñado, un guión, y por lo tanto y a menos que el guionista sea excepcional, que los hay, es previsible; la realidad, no obstante, se empeña tozudamente en improvisar continuamente, de ahí que la sorpresa sea siempre mayúscula y que las noticias y vivencias, cuando se produzcan, sean siempre de repente y sin avisar, al menos para nosotros, pobres mortales. A modo de ejemplo, voy a enumerar algunos hechos “sorpresivos” y dignos del mejor guión cinematográfico acaecidos en los últimos tiempos:

  1. El embargo comercial de Rusia a la Unión Europea por el tema de Ucrania. La Unión Europea ha sido muy escrupulosa en este tema, intentando no subir de tono con Rusia que, a mi juicio, está siguiendo una política agresiva  hacia sus antiguos satélites. La UE ha intentado sobre todo no perjudicar las excelentes relaciones comerciales con Rusia. No obstante, va Rusia y embarga comercialmente a la UE pero no de momento a los Estados Unidos; viendo cómo van las balanzas comerciales de Rusia versus la UE, es difícil de entender, ¿acaso los rusos no comen fruta?, ¿los rusos quieren dejar de vender gas? No olvidemos que la vida no sigue guiones. ¿Alguien puede prever el final de este culebrón? Yo, no.
  2. La expansión rápida del incurable Ébola en África. Se trata de una enfermedad que tiene una tasa de mortandad de casi el 90%. ¿Alguien se imagina qué podría pasar si esta epidemia se convirtiera en una pandemia global? Esperemos que no sea así, pues una película de ficción el guión sería previsible pero en el mundo real la cosa sería más seria y trágica.
  3. El encadenamiento de varios accidentes aéreos. Es sorprendente que se produzcan tantos en tan poco tiempo, si se tratara de una novela de Tom Clancy o una película de Harrison Ford, sería un Thriller excelente pero se trata de la vida real. Un accidente siempre es casual y fortuito, como la vida misma y, por tanto, imprevisible. Al menos, en teoría, y esperemos que realmente haya sido así.
  4. El suicidio informativo de un político de prestigio, confesando lo inconfesable justo antes de vacaciones. Si fuera una novela, podría ser una huída hacia adelante o una estrategia que se nos desvelaría más adelante, pero esto es la realidad, no la ficción.

Y así, con todas las noticias habidas y por haber. Como mortal me sorprendo cada día, pero no olvidemos que nuestra visión es subjetiva y totalmente parcial. Usando el símil de la partida de ajedrez, es mucho más fácil verla desde fuera y aconsejar un movimiento al jugador que jugarla directamente; de la misma manera, en la vida real a la población se nos escapa muchas veces el por qué de las cosas, de hecho, sabemos lo que se nos dice y muchas veces ello depende del medio que lo haga; somos “jugadores individuales” en una “partida global” cuyo guión se nos escapa.