PESE A TODO, FELICES VACACIONES.

20140731-113052-41452653.jpg

Llegó agosto y, como cada año, miles de personas empiezan su más que merecido descanso estival. No sé bien el por qué, pero lo cierto es que la mayoría de nosotros preferimos disfrutar de nuestro período de descanso durante este mes, unos por gusto y otros por obligación, pues es agosto el mes con menos actividad económica y, ya se sabe, mejor parar cuando nuestros clientes y competidores paren, no sea que perdamos clientes u otorguemos ventajas a la competencia parando cuando no toca.

Y es que, si lo miráramos con frialdad, ¿qué tiene agosto que no tenga otro mes, como por ejemplo, julio? Vamos a ver, si de lo que se trata es hacer vacaciones en verano, ¿no sería mejor en julio? En julio, los días duran más, hace más calor y el tiempo, a priori, es mejor; entonces, ¿por qué en agosto? Cambiando de tercio, lo cierto es que, cada vez más, los trabajadores vamos cambiando nuestros hábitos y ese éxodo que se producía en las ciudades cada agosto ya no es igual.

Durante este mes nos dejarán aparentemente en paz las noticias que cada día nos bombardean, preocupan y, todo hay que decirlo, influyen. No obstante, no olvidemos que la agenda de sucesos y preocupaciones va llena de cara a septiembre y, algunos de ellos darán que hablar en las próximas fechas, como por ejemplo:

1-Las matanzas en Gaza, ¿alguien se va a preocupar en serio en parar esta monstruosidad?

2-La epidemia de Ébola en África, ya bautizada como “la peste negra” del siglo XXI.

3-La guerra de Ucrania, con el interés sobre el gas ruso como fondo.

4-El escándalo habido en Catalunya sobre actuaciones de un antiguo y prestigioso mandatario. Debo reconocer que, como catalán, me consterna y preocupa profundamente.

5-El encaje de mi tierra, Catalunya. Más allá de retóricas o discursos políticos (que no son ni mucho menos la intención de este blog), se espera un otoño movido y lleno de titulares.

Seguro que me dejo muchos temas en la agenda. Aún así, en agosto también tenemos derecho a disfrutar de este cierto “parón informativo”, es otra de nuestras costumbres veraniegas. No obstante, que nos dejen de bombardear no querrá decir que dejen de existir los problemas, el otoño se presentará lleno de noticias y escándalos, pero ahora no tocan, ahora toca descansar. Como decían aquellos entrañables dibujos animados de mi infancia…”pronto volveremos con más diversiones”

Feliz verano y vacaciones a todo el mundo.

Jordi.